José Miguel Insulza: “Ninguna corte en el mundo puede obligar a un país a cambiar sus tratados”

0

El senador electo por Arica y Parinacota José Miguel Insulza ratificó que “Chile no está obligado a negociar una salida soberana”, a pesar de lo que pueda resolver la Corte Internacional de Justicia de La Haya, a propósito de la demanda presentada por Bolivia contra Chile ante ese tribunal.

Insulza dijo no estar de acuerdo con las declaraciones del vocero boliviano para la demanda, el ex Presidente Carlos Mesa, quien auguró un cambio en 180 grados en la relación bilateral tras el fallo, ya que, recordó, existe un tratado vigente que establece los límites entre los dos países .

“Yo no creo que ninguna corte en el mundo pueda obligar a un país a cambiar sus tratados, ninguna corte va a decir: usted cambie esa tratado señor para darle soberanía a otro, eso no va a ser así”, aseguró Insulza.

El también ex agente de Chile ante la Corte de La Haya para la demanda boliviana no descartó la posibilidad de que el tribunal pueda decir que es una obligación de ambos países negociar, pero sin garantizar resultados.

Tras las declaraciones en ese sentido el pasado lunes del ex secretario general de la OEA, el ministro de justicia de Bolivia, Héctor Arce, las calificó como “preocupantes” a través de su cuenta Twitter, al tiempo que consideró necesaria una aclaración por parte del político chileno.

Sin embargo, Insulza, en conversación con La Estrella, insistió en su postura.

“Lo que regula las relaciones entre Bolivia y Chile es el tratado firmado por ambos y debe respetarse según el derecho internacional. El tribunal podrá tomar la decisión que quiera, pero tendrá que explicar la manera en que esa decisión pueda ser aplicada sin pasarse del tratado”, agregó.

Según el tratado de Paz y Amistad firmado el 20 de octubre de 1904 entre Chile y Bolivia, el primero debía adoptar algunas medidas para suplir la carencia de una salida marítima soberana, dentro de las que se destacan la construcción de un ferrocarril entre Arica y La Paz, la concesión de créditos, derechos de libre tránsito hacia puertos en el Pacífico y el pago de 300 mil libras esterlinas como compensación, todo lo cual fue cumplido por Chile, según comentó Insulza.

“Chile no está obligada a negociar absolutamente nada con Bolivia hasta darle una salida soberana al mar y nadie puede obligarnos a renegociar el tratado que ambos países suscribieron válidamente en 1904”, insistió.

 

Fuente: Estrella Arica